Cuando existe un único familiar que desempeña la labor de cuidado de mayores en Bilbao, es habitual que se vea sometido a un alto grado de estrés. Esto es especialmente notorio en los casos en los que el cuidador no trabaja, algo frecuente cuando este papel lo ejerce el cónyuge del dependiente, a menudo una persona de edad avanzada y que tiene a su vez problemas de salud propios.

Las obligaciones que conlleva el cuidado de mayores en Bilbao con un grado de dependencia elevado pueden ocupar las veinticuatro horas del día, lo que conlleva descuidar las propias necesidades del cuidador e incluso su salud.

Muchos responsables del cuidado de dependientes mayores se sienten culpables cuando dejan a sus familiares a cargo de terceras personas, especialmente hijos o allegados, por lo que realizan esfuerzos que acaban derivando en situaciones de estrés que, acumulado en el tiempo, terminan suponiendo serios problemas.

Se habla ya del síndrome del cuidador, un conjunto de trastornos que incluye cuadros de estrés que producen problemas para dormir, alteraciones en el apetito, conductas adictivas como el abuso del tabaco o, incluso, casos de depresión crónica. Este problema se agrava con el tiempo, ya que, según el mayor envejece, su dependencia aumenta.

Es importante que el cuidador aprenda a delegar en terceras personas parte de las tareas que implica el cuidado de mayores para así poder descansar correctamente o disfrutar de una vida social de la que no debería de privarse, ya que es fundamental para su salud psicológica.

Sabemos que dejar al dependiente en manos profesionales es una alternativa más fácil de aceptar para el cuidador, que no siente que esté abandonando o traspasando su responsabilidad a otros. En Arbeis 2000 contamos con una larga experiencia ayudando a los cuidadores, contacta con nosotros y te contamos cómo podemos ayudarte.